MUSEO FRIDA KAHLO

LA CASA AZUL


“Pintada de azul, por fuera y por dentro, parece alojar un poco de cielo. Es la casa típica de la tranquilidad pueblerina donde la buena mesa y el buen sueño le dan a uno la energía suficiente para vivir sin mayores sobresaltos y pacíficamente morir…”

Carlos Pellicer

La Casa Azul es el Universo Íntimo de Frida Kahlo. En esta bella residencia, vivió la artista la mayor parte de su vida; inicialmente junto a su familia y años después, con Diego Rivera. Asimismo, interesantes visitantes mexicanos y extranjeros se hospedaron en este lugar, atraídos por la cautivadora pareja de artistas.

Frida quiso dejar su casa como Museo, para el aprendizaje y disfrute de su amado México. Por eso, posterior a su fallecimiento, Diego organiza aquí, el Museo Frida Kahlo.

La museografía, quedó a cargo del museógrafo, profesor y gran poeta tabasqueño Carlos Pellicer, amigo muy cercano a la pareja. La administración del Museo se confió al Fideicomiso de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo, adscrito al Banco de México y constituido por el mismo Rivera en 1957.

Desde la inauguración del Museo en julio de 1958, en la Casa Azul se expone el ambiente en el que Frida se inspiró para su creación, así como sus objetos personales. Junto a pinturas de ambos artistas, se muestran notables obras de arte popular, esculturas precolombinas, fotografías, documentos, libros y mobiliario. El hermoso jardín es parte esencial de la Casa Azul; al cruzarlo, se accede a la exposición de Los Vestidos de Frida.

Para saber más de la Casa Azul, descarga los textos debajo de las imágenes.

Imágenes: Archivo Diego Rivera y Frida Kahlo, Banco de México, Fiduciario en el Fideicomiso relativo a los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo